Las posibilidades de financiación para tu brillante idea de negocio son múltiples, esto es algo que todos conocemos. También sabemos que antes de abordar una estrategia financiera debes tener muy claro la fase de desarrollo en la que te encuentras; cuánto dinero (€) necesitas y en qué lo vas a emplear.

Este momento de reflexión determinará tus próximos pasos en la búsqueda de formas de financiación.

Existen, afortunadamente, muchas fórmulas de financiación, que van desde tus propios recursos y los de tu entorno cercano (Familia, Amigos y “Locos” 😉 , hasta la posibilidad de acudir a los bancos para solicitar un préstamo o un microcrédito; o lanzarte a fórmulas más creativas y versátiles como la financiación colectiva o Crowdfunding, tipos de patrocinio por publicidad o Playfunding, micro-mecenazgo entre particulares y empresas o Crowdlending o peer-to-business lending (p2B lending); Crowdsourcing; o dar un paso osado hacia las tradicionales rondas de inversión con Business Angels y fondos de Capital Riesgo (Venture Capital). 

¡Tú decides! En este post queremos poner el foco en la opción “ayudas públicas europeas”. No siempre muy bien vistas por el sector empresarial, pero cada vez más consideradas por los emprendedores cuando el proyecto que tenemos entre manos va en consonancia directa con los objetivos de las convocatorias (p.ej. recuperación de la economía para la creación del empleo y la mejora de la competitividad, así como la lucha contra el cambio climático y la pobreza…), y además cuando buscamos una financiación que nos ayude a dar un empujón a nuestro proyecto “a fondo perdido”.

La Unión Europea cuenta con numerosos instrumentos de financiación a través de los cuales apoya la implantación de sus políticas de investigación, desarrollo científico, tecnológico, económico, ambiental, social y cultural.

Si hasta hace un año, todas las iniciativas relacionadas con el I+D+i se financiaban en el contexto del Séptimo Programa Marco, para el período 2014 – 2020, ahora es el Plan Horizonte 2020 el que plantea un apoyo a iniciativas innovadoras para conseguir los siguientes objetivos concretos:

· Asegurar que el 75% de personas de entre 20 y 60 años están empleadas.
· Destinar el 3% del PIB a la inversión en I+D+i.
· Alcanzar una cuota del 20% para las energías renovables.
· Limitar a un 10% la tasa máxima de abandono escolar.

El Plan Horizonte 2020 tiene un presupuesto aproximado de cerca de 90.000 mill. de euros.

Cuando una PYME se plantea la necesidad de solicitar financiación pública puede comenzar por hacerse las siguientes preguntas para definir la validez de su estrategia de captación de este tipo de fondos:

¿Necesito incrementar mi actividad internacional para acceder a nuevos mercados?

¿Hay centros de investigación europeos con los que quiero cooperar y no tengo los medios para hacerlo?

¿Quiero crecer, internacionalizarme y tengo la ambición para ello?

¿Hay productos o procesos que quiero mejorar o bien sé de cómo innovar para desarrollar otros nuevos?

Si estas preguntas se abordan con determinación, una de las posibles líneas de financiación dentro del Plan Horizonte 2020 es el SME Instrument (Instrumento PYME en español), una subvención a fondo perdido que concede ayudas en función del tipo de entidad (es necesario que sea una PYME o conjunto de ellas) y el tipo de acción (el concepto puede implementarse en muy diversos espectros de actuación) para apoyar económicamente a las iniciativas que buscan desarrollar y comercializar un producto o servicio innovador.

La línea de financiación del Plan Horizonte 2020, SME Instrument (o Instrumento PYME), ha posicionado a España con 26.4 millones de Euros como el tercer país que más fondos ha recibido, por detrás de Reino Unido y Holanda.

Los beneficios son múltiples, más allá de la ayuda económica en sí, ya que estas actuaciones proveen de una red internacional de contactos permitiendo la incursión en nuevos mercados, aumenta la competitividad y el desarrollo de nuevas tecnologías, aporta visibilidad y reconocimiento a las empresas participantes y permite dividir el riesgo si las actividades I+D+i son complejas.

La excelencia y el impacto de la idea innovadora son puntos fundamentales para que una PYME sea beneficiaria de esta subvención.

La otra parte del trato es común a todas las fórmulas de financiación mencionadas: tener una idea creativa que solucione una necesidad detectada en el mercado, un plan que demuestre la viabilidad, unos buenos objetivos SMART (Specific (específico), Measurable (medible), Achievable (realizable), Realistic (realista) y Time-Bound (limitado en tiempo); y por supuesto, motivación, ganas y pasión!

Si quieres saber más, consulta:

https://ec.europa.eu/programmes/horizon2020/en/h2020-section/sme-instrument

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies