Cuando consigues aunar trabajo y placer, negocio, especialización y forma de vida, empleo, pasión y valores, te estás acercando al ecoemprendimiento que abarca múltiples facetas, desde nuevos nichos de empleo a la regeneración de los más tradicionales, impulsando una economía de futuro.

Según  el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) los empleos verdes “son los que reducen el impacto ambiental de las empresas y sectores económicos hasta alcanzar niveles sostenibles. Se entiende por  empleos verdes el trabajo en la agricultura, industria, servicios y la administración que contribuyen a conservar o restablecer la calidad ambiental”. Y es que la economía verde crece un 20% más rápido que las economías grises, también según la ONU. Hecho que tiene bien presente la Estrategia Europea 2020 que marca como prioridades clave crear una economía inteligente, sostenible e integradora, no sólo creando nuevas industrias, sino también acelerando la modernización de los sectores industriales existentes.

Actualmente existen numerosas áreas de actuación, entre las que destacan por su trayectoria la agricultura y la ganadería ecológicas, gestión del agua y residuos, biología, consultoría y auditoría así como la educación ambiental. La eficiencia energética o las energías renovables ya forman parte de nuestras soluciones para hacer frente al cambio climático.  Por otra parte, el empleo rural y la gestión forestal son antiguas ocupaciones que vuelven a recobrar su sentido. La sostenibilidad o Responsabilidad Social Corporativa (RSC) llevan décadas en las agendas internacionales y su tendencia se mantiene en auge, entre otros factores, por la demanda social.

A la vanguardia en este campo, la ecoinnovación y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y, por poner un ejemplo, hasta las Smart Cities parten de la misma premisa: revalorizar el patrimonio natural que tenemos y aportar soluciones inteligentes, diferentes, mejores y útiles, que deriven en resultados beneficiosos para los negocios, las personas y la comunidad.

Los ecoemprendedores se ganan la vida con un nuevo modelo de negocio que optimiza el comportamiento social y medio ambiental dentro de una dinámica colaborativa. Buscan mejorar desde un punto de vista medioambiental su papel como agente económico. En definitiva, se trata de emprendedores con competencias, actitudes y habilidades verdes (Green Skills) que integran en la misión y visión de sus proyectos los valores de la sostenibilidad y la responsabilidad social respondiendo ante todos los grupos de interés o stakeholders, incluso los silenciosos, entre los que se incluye al medio ambiente.

El ecoemprendimiento no sólo busca minimizar los impactos negativos en nuestro Planeta, sino que los transforma en positivos supeditándose a sus límites naturales y aboga por un mundo más justo, humano y sostenible sin obviar la rentabilidad.

Si hasta hace poco se perfilaban como visionarios actualmente se configuran como el tejido empresarial del futuro y uno de los pilares para salir de la crisis al vertebrar el territorio y disponer de mayor capacidad para crear puestos de trabajo, ya que la responsabilidad integral de las micro-empresas y de las PYMES se imponen como motor del empleo a largo plazo.

El ecoemprendimiento por la sostenibilidad está creando un verdadero ecosistema empresarial donde el factor socio-ambiental es motor de transformación de la economía y las sociedades. Ser ecoemprendedor se convierte en el paradigma del presente y de las nuevas generaciones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies